Consejos para tu jardín archivos - Viveros Fadura

Categoría: Consejos para tu jardín

bajar

6 plantas de balcón para todo el año (no geranios)

Disponer de plantas de balcón para todo el año, para que tu balcón esté lleno de vida sin importar la estación, aunque tu vivienda disponga de una terraza o balcón chiquitito es una posibilidad. Aquí te proponemos 6 plantas de exterior que conservan sus flores durante muchos meses.

 1. Esparraguera

Hay diferentes variedades de esparraguera. La que más solemos emplear es el Asparagus sprengeri aunque también nos gusta el Asparagus meyeri, el Asparagus setaceus o el Asparagus plumosus. Es una de esas plantas que empleamos bien como uso individual o para composición en macetas.

Todo el año mantienen el verdor y son muy resistentes ante condiciones adversas, aunque no aguantan temperaturas muy bajas. Si bien les gusta una exposición más fresca, algunas variedades vivirán bien al sol.

 – Asparagus sprengeri: esta esparraguera es de porte bastante desordenado, pero admite muy bien la poda. Por ello, si queremos generar un fondo fresco y frondoso, podremos dejarla crecer de forma natural; incluso algunas de sus ramas se descuelgan haciendo efecto colgante. Por el contrario, si queremos mantener el orden o no cubrir otras plantas de una composición, podremos podarla a nuestro gusto de forma rápida y sencilla.

– Asparagus setaceus: le llaman helecho plumoso por la sensación ligera de sus hojas. Muy fino y de porte estructurado. Quizá esta variedad prefiera una exposición más fresca, de media sombra.

– Asparagus meyeri: esta esparraguera tiene un porte totalmente diferenciado con tallos en forma de racimos que se curvan y le dan a la planta una gracia especial. En un gran tiesto de barro se hará una planta bonita y de buen tamaño.

2. Lavanda

La planta de lavanda precisa muy pocos cuidados. Crece con facilidad en jardines y macetas. Su flor es muy conocida por el aroma que desprende, tan habitual en ambientadores y perfumes-

– Meses de floración: disfrutaremos de la flor de la lavanda entre finales de primavera y finales de verano.

– Colores de las flores: sus flores varían desde los tonos malvas pasando por los azulados según variedades y cultivares; incluso puede variar la forma y tamaño de la flor.

– Ubicación: la planta de lavanda necesita espacio para crecer, por lo que no es una buena opción para balcones pequeños. La maceta deberá tener 30 ó 40 cm. de diámetro como mínimo.

3. Calibrachoa

La calibrachoa es una planta anual que presenta multitud de flores en forma de campanas de pequeño tamaño. Se trata de una planta que florece desde finales de la primavera hasta entrado el otoño. La gama de colores es muy amplia y la floración es muy generosa. Su efecto colgante hace que sea una de las plantas imprescindibles para nuestros balcones.

– Meses de floración: la calibrachoa empezará su floración hacia finales de mayo y durará todo el verano entrando en el otoño a pleno rendimiento.

– Colores de las flores: generalmente dominan los colores cálidos; amarillos, naranjas, rojos que hacen preciosas combinaciones con las de tono blanco o violáceos.

– Usos: es una planta de hoja y flor pequeña y, por ello, forma una densa mata que no superará los 20 cm., pero sí colgará de tiestos y macetas.

– Ubicación: a pleno sol florecerá sin parar, aunque puede tolerar la media sombra.

– Otros aspectos a tener en cuenta: son plantas muy generosas en flor y, por ello, conviene hacerles un abonado cada 15 días en los meses de floración. La planta estará más fuerte y brillará por sí sola.
Además, si vemos que algunos tallos están muy largos y la planta está un poco ahilada, podremos podar estos tallos para darle una formación más compacta.

4. Bacopa

Las bacopas adornarán tu balcón durante muchos meses, empezando a mediados de primavera hasta bien entrado el otoño. El resto del año sus hojas permanecen verdes en la maceta, esperando a florecer de nuevo. Se trata de una planta anual de climas templados, por lo que no resiste temperaturas bajo cero.

– Meses de floración: desde abril hasta octubre, aproximadamente.

Colores de las flores: puedes encontrar bacopas de color blanco, morado o rosa.

– Usos: muy interesante en macetas colgantes y jardineras como uso individual o, también, en composición con otras plantas.

– Ubicación: les gusta una exposición de semisombra o, por lo menos, evitar el sol de las horas centrales.

– Otros aspectos a tener en cuenta: es una planta de carácter ligeramente ácido. No tolera bien la sequía por lo que es preferible un suelo algo húmedo, pero siempre bien drenado.

5. Alstroemeria

Las alstroemerias son plantas rizomatosas que podremos colocar en macetas o tiestos de tamaño medio. Son plantas que plantaremos de forma individual para dar un poco volumen y colorido a nuestro espacio.

– Meses de floración: las flores de la alstroemeria suelen durar todo el verano, pero según exposición, climatología y otros factores, la floración puede prolongarse durante más tiempo.

Colores de las flores: las flores pueden ser de muchos colores, desde los rojos, naranjas, amarillos pasando por los blancos, fucsias, etc.

– Usos: por su talla de entre 50/70 cm. de altura, aproximadamente, es una planta que colocaremos de forma individual en tiestos, a poder ser grandes ya que le gusta los suelos profundos.

– Ubicación: en una exposición al sol o media sombra desplegarán sus flores de forma continuada.

– Otros aspectos a tener en cuenta: es una planta muy preciada por sus flores que se emplean como flor cortada ya que se mantienen durante mucho tiempo tras el corte.

Les gusta los suelos profundos, bien drenados y ricos en materia orgánica; incluso es aconsejable plantarlos en un sustrato con un pH semiácido.

6. Ciclamen

El ciclamen es una planta que florece en los meses de invierno, dando color a terrazas y balcones en los días más fríos. Conserva sus hojas verdes durante el verano y vuelve a florecer el invierno siguiente, así que es una excelente compañera para las plantas que florecen en primavera y verano, ya que combinando ambas puedes tener flores en tu balcón durante casi todo el año.

– Meses de floración: otoño e invierno. Cuando empieza el calor entra en un proceso de reposo por lo que no da flores pero mantiene verdes sus hojas.

– Colores de las flores: pueden ser de color blanco, rosa, morado, violeta o lila.

– Tamaño: las flores del ciclamen tienen un tallo largo que hace que sobresalgan por encima de las hojas. Su máximo está en los 40 centímetros de altura.

– Ubicación ideal: el ciclamen es una planta de invierno. Agradece el clima frío y en verano debe conservarse en lugares bien iluminados pero frescos y a la sombra. Estas plantas crecen mejor en macetas pequeñas o medianas, así que son perfectas para balcones con poco espacio.

A la hora de elegir las plantas de balcón para todo el año influirá mucho la orientación y altura de tu vivienda. Consulta en tu vivero de jardinería qué plantas son las que más te convienen, ya que no es lo mismo un piso alto, donde soplará más viento, que un balcón resguardado y soleado las horas centrales del día.

Última modificación: enero 26, 2023 a las 4:03 pm

Cuidados básicos para el césped según la estación

La hierba crece en cualquier parte pero, si lo que queremos es un césped sano y atractivo, entonces nuestro jardín precisa que llevemos a cabo ciertas tareas de manera rutinaria. A continuación te damos algunos consejos básicos para que en tu jardín crezca césped en lugar de sólo hierba.

– Cuidados básicos del césped en Bizkaia

Ten en cuenta que nuestros consejos están dirigidos a jardines que se encuentran en Bizkaia, que cuenta con un clima oceánico. Bizkaia se caracteriza por disfrutar de temperaturas suaves durante todo el año, con abundancia de lluvias en invierno y un ambiente húmedo en general. Si resides en un lugar con un clima muy seco o de temperaturas extremas, probablemente los cuidados serán los mismos pero con otra intensidad y periodicidad a los que te contamos a continuación.

Cuidados del césped antes del invierno

Terminando el otoño, el césped suele encontrarse en un estado de agotamiento por el uso que hemos hecho del jardín en verano y otoño, y porque han pasado los meses de más actividad de las plantas. Por ello, te recomendamos seguir las siguientes recomendaciones para preparar tu césped antes de que llegue el invierno:
· Aireación: Airea haciendo pequeños orificios por toda la superficie del jardín. Así ayudarás al drenaje y a oxigenar las raíces.
· Siembra: Si como consecuencia del verano, el jardín tiene calvas, es el momento de hacer la resiembra para recuperar esas zonas que han perdido césped.
· Abono: Utiliza un abono que sirva para fortalecer las raíces, aportando así un extra de energía al césped para soportar mejor el invierno.

– Cuidados del césped durante el invierno

Durante el invierno, la estación más larga en Bizkaia, el clima no acompaña y el césped está más frágil, por lo que conviene no importunarle demasiado.
· Siega: En invierno cortamos el césped menos a menudo (cada dos semanas), dejándolo más alto de lo habitual, lo que le ayudará a soportar mejor las heladas.
·Riego: En caso de ser necesario, el césped debe regarse por la mañana, cuando ya esté bien amanecido. No obstante, en un invierno normal de nuestra zona, prácticamente las necesidades de agua en esta estación serán nulas.

– Cuidados del césped en primavera

Lo que hagamos en esta estación influirá en el césped que disfrutaremos durante el verano.
· Escarificado y recebo: Al escarificar arañamos levemente la parte más superficial del suelo para extraer el fieltro, capa formada por raíces, tierra, etc. que hace que la primera capa de tierra sea más impermeable dificultando la entrada de agua, abono, etc. De esta manera, la tierra respirará mejor y absorberá mejor los nutrientes.
A la par de esta labor, es el momento de aplicar el recebo o arena, que hará que el césped crezca más fuerte y tupido.
· Resiembra: Tras el invierno el césped de nuestro jardín puede verse pobre, sobre todo en algunas zonas. En este caso, la primavera es un buen momento para limpiar la zona de césped dañado y otras malas hierbas, y resembrar con césped nuevo.
· Abono: De cara al verano hay que aportar al césped y al terreno los nutrientes que han perdido durante el invierno, especialmente si vemos la hierba de color amarillento.
· Siega: En esta época el corte debe hacerse más a menudo, segando semanalmente o cada 10 días. Si la hierba está muy alta, es conveniente bajar a la altura que nos interesa en varias siegas, para no cortar nunca más de 1/3 de su altura. Esto facilitará su correcto crecimiento.
· Riego: En primavera el césped se puede regar cada quince días, siempre que no sea una primavera especialmente calurosa. En ese caso, habrá que aumentar la frecuencia de riego.
· Otros cuidados: Si detectas la presencia de musgo o malas hierbas, hay dos opciones: retirarlas manualmente si ocupan poco espacio, o recurrir a tratamientos específicos para eliminarlos si ocupan una extensión grande. Tendremos que estar atentos a otras posibles plagas como la aparición de nemátodos y a la aparición de hongos.

Cuidados del césped en verano

En verano es cuando más disfrutamos de nuestro jardín, pero sigue siendo necesario cuidarlo para que luzca impecable durante toda la temporada.
· Abono: El verano es época de crecimiento, por lo que las plantas están más receptivas a los nutrientes. El abonado, en su justa dosis, es fundamental en esta época.
· Siega: En esta estación el césped crece más rápido. Es recomendable una siega semanal.
· Riego: Durante el verano, el riego debe hacerse fuera de las horas de sol, para evitar que el agua se evapore demasiado rápido.
Sobre todo en grandes superficies, es interesante disponer de un riego automático que nos garantice un riego homogéneo y un uso eficiente del agua. Habrá que estar atento a que el circuito esté a punto, bien regulado y programado.

– Cuidados del césped durante el otoño

En otoño se repiten algunos de los cuidados que se recomiendan en primavera. Las labores de aireación y escarificado junto con la resiembra y abonado se pueden llevar a cabo en esta época. Las siegas se distanciarán, así como los riegos irán en disminución.
Durante el otoño es muy importante la retirada de las hojas caídas de los árboles. Si tapan el césped pueden impedir que le llegue suficiente luz o incluso acumular demasiada humedad, provocando su descomposición, y siendo foco de posibles plagas o aparición de hongos.

Disponer un césped frondoso y mullido es una tarea que podrás disfrutar intensamente si tienes afición por la jardinería. Pero, si necesitas cualquier tipo de asesoramiento, visita nuestras instalaciones de Viveros Fadura. Nuestro equipo te ayudará.

Última modificación: enero 26, 2023 a las 4:00 pm

8 ventajas de tener plantas en casa

La decoración con plantas y flores permite dar el toque final a una vivienda, además de ser un excelente regalo para muchas ocasiones. Pero, además de su valor estético e incluso, sentimental, tener plantas en casa proporciona otros beneficios reales que ayudan a tu salud y, a veces, hasta te permite ahorrar.

Beneficios de tener plantas en casa

1. Las plantas en casa oxigenan y mejoran la calidad del aire del interior de la vivienda.

Es la ventaja más evidente e indiscutible. Durante el día, mediante la fotosíntesis, las plantas toman el dióxido de carbono del aire y expulsan oxígeno. Normalmente por la noche es al revés, ya que la ausencia de luz impide la fotosíntesis, aunque hay plantas, como la Sanseviera, que también hace la fotosíntesis por la noche.

Además, hay plantas que purifican y pueden llegar a reducir las partículas de polvo en el aire hasta en un 20% como, por ejemplo, los espatifilos, con lo que eso supone para personas con problemas respiratorios y alergias.

2. Las plantas equilibran la humedad ambiental

Las plantas también mejoran el nivel de humedad ambiental, equilibrándola. Las hay que aumentan la humedad del aire, mejorándolo en espacios muy secos. Y hay otras que absorben la humedad del aire, reduciéndola. Deberás elegir la planta más adecuada para el nivel de humedad de tu casa.

3. Las plantas decoran

Como comentábamos al principio, una planta bien elegida puede ser el detalle definitivo en la decoración de tu vivienda. Para la decoración con plantas no debemos olvidar que las macetas también son un elemento decorativo imprescindible, ya que visten y completan el conjunto.

 4. Las plantas pueden protegerte de miradas curiosas

En pisos ubicados a pie de calle o en calles estrechas, donde el edificio de enfrente está muy cerca, unas plantas bien elegidas para ventanas o balcones harán que, desde fuera, sea difícil distinguir lo que hay en el interior. De esta manera, ganarás en privacidad y también en luz natural al reducir la necesidad de cortinas y otros elementos que bloquean la vista, pero también la luz.

 5. Plantas para amortiguar el ruido ambiental

Existen numerosos y recientes estudios que demuestran que los jardines verticales son excelentes amortiguadores del sonido en lugares tan ruidosos como autopistas o ciudades muy pobladas.

No te vamos a decir que instales un jardín vertical pero sí que, utilizando las plantas adecuadas, puedes lograr una pantalla que amortigüe y tamice ruidos que proceden del exterior.

Para obtener cierto aislamiento acústico no vale cualquier planta ni cualquier composición. Por ejemplo, plantas altas y de tallo grueso crearán una pantalla visual, pero no acústica. Por ello es recomendable pedir consejo a profesionales que te ayudarán a conseguir resultados de verdad.

6. La jardinería en casa es un hobby estimulante

La jardinería, en general, es un hobby que requiere actividad diaria. Las plantas exigen cuidados y presentan retos que nos obligan a mantenernos informados. Cada planta tiene sus particularidades, desde sus necesidades de luz y riesgo, hasta las enfermedades más habituales. Superar las dificultades y lograr buenos resultados es una fuente de satisfacción.

La jardinería también facilita la vida social y la interacción con otros aficionados y, más aún en los últimos tiempos, con la proliferación de foros donde compartir experiencias y conocimientos.

 7. Plantas en casa para ahorrar

Disponer de un huerto en casa no está al alcance de todos, fundamentalmente por motivos de espacio. Pero si tienes un balcón amplio o una terraza, puedes montar un pequeño huerto que te dé verduras y otros frutos de temporada, aliviando un poco la cesta de la compra.

 8. Las plantas en casa acercan la naturaleza a los niños que viven en la ciudad

Si tienes hijas e hijos de corta edad y vives en una zona muy urbana, necesitarás desplazarte más o menos lejos para mostrarles la naturaleza en acción. Aunque parezca mentira, tener unas macetas en casa con unas plantas sencillitas te permitirá mostrarles la naturaleza en directo, a vuestro ritmo.

En un jardín público no podemos explorar con libertad pero en casa podemos escarbar, oler y curiosear e, incluso, recolectar cosas tan interesantes como unas fresas o unos tomates cherry.

Las plantas en casa ayudan a mantener tu mente activa y mejoran el bienestar de tu hogar de una manera silenciosa y colorida a cambio de muy poco. Consulta en tu vivero qué plantas y flores son las mejores para tus necesidades: principiantes y jardinería con niños, mejorar la calidad del aire, decoración de interiores o aislamiento acústico. Cada caso tiene su planta ideal.

Última modificación: enero 26, 2023 a las 4:04 pm

Cómo acercar la jardinería a los niños

Si te gustan las plantas y la jardinería, es probable que te hayas planteado compartir este hobby con tus peques. Tanto si dispones de jardín como si vives en un piso, puedes crear un espacio donde compartir tu afición por las plantas con tus hijos e hijas. ¿Te animas? Comenzamos.

– Los preparativos:

Es un hecho que la capacidad infantil para mantener la atención sobre una cosa es menor que la de una persona adulta. Por eso, sobre todo cuando estés empezando, te recomendamos que prepares algunas cosas con antelación. Si los preparativos os llevan demasiado tiempo (escoger los utensilios, preparar las semillas, acercar el agua…) es fácil que, cuando llegue la hora de entrar en acción, ya se hayan aburrido.
Recuerda que en el mercado existen herramientas de jardinería adaptadas a la talla y habilidades de los más pequeños, para que puedan manejarlas con soltura sin riesgo de hacerse daño.
Es muy importante que te hagas a la idea de que se mancharán mucho más que tú, pero es parte de la diversión.

– El jardín, lugar de exploración y descubrimientos:

Disfrutas con la decoración de tu jardín, te relaja atender tus flores y plantas y todo luce muy cuidado. Para tus pequeños, en cambio, trabajar en el jardín es una novedad muy excitante.
Para que su entusiasmo no arruine tu jardín, resérvales un espacio en el que puedan explayarse sin estropear lo que a ti te gusta. Ellos deberán respetar tus plantas y tú respetarás su espacio, aunque sea un poco caótico.
Para empezar elige plantas fáciles de mantener y/o de crecimiento rápido. Los niños más pequeños se pueden desanimar si tardan mucho en ver resultados. Tienes diferentes opciones: desde plantas de temporada hasta plantas de huerta o con frutos como las fresas que, además, podrán recolectar y comer. Puedes consultarnos y te ayudaremos a elegir lo mejor para cada temporada del año.

– Balcones y terrazas: montando un jardín en casa:

Los balcones y las terrazas nos permiten montar un jardín a medida, trayendo la naturaleza a nuestra casa. En nuestro jardín podemos elegir las plantas que más nos gusten: con flores, hortalizas o incluso árboles frutales.
Prepara tu terraza o tu balcón para que los niños se puedan manchar sin problemas y para que lo tengan todo a mano, de manera que no tengan que estar entrando en la casa para coger cosas, porque acabarán manchando el interior.
Al igual que si tienes un jardín, tus peques deben tener libertad para explorar y experimentar. De nuevo te recomendamos plantas de crecimiento rápido y fácil mantenimiento, para motivarles.

– Ventanas, alfeizares y paredes: sácales partido:

Si no contamos ni con jardín ni con balcón, todavía nos quedan las ventanas, los alfeizares y las paredes para crear espacios donde la naturaleza brote y que nuestros hijos participen.
Puedes utilizar pequeñas macetas o jardineras para colocar en el alfeizar de tu ventana o colgarlas del marco de la misma. Los huertos verticales también ocupan muy poco espacio y sólo necesitan una pared que reciba luz natural.
En este caso necesitas plantas que crezcan bien en recipientes pequeños. Por eso te recomendamos utilizar tomates tipo cherry, pimientos o plantas culinarias, por ejemplo. Son plantas sencillas y en poco tiempo empezaréis a ver los resultados de vuestro pequeño jardín a domicilio.
Coloca las macetas a una altura que los niños alcancen con facilidad. De esta manera, podrán participar de manera espontánea en todo el proceso, sin necesidad de pedir tu ayuda para poder ver cómo están evolucionando.
Cuando haces jardinería en casa debes preparar bien el espacio donde has elegido trabajar; los niños y tú tenéis que estar cómodos. Si te estresa que la casa se manche la experiencia no será igual de agradable y a lo mejor quien primero se desanima eres tú.
La curiosidad infantil hace que se pongan impacientes. Para hacerlo más llevadero, te proponemos una idea: siembra varias semillas de cada planta. De esa manera, si no pueden esperar más, tienes la opción de desenterrar alguna de las semillas para que vean cómo se está transformando y aún quedarán otras bajo tierra que podrán seguir su curso sin ser importunadas.
La jardinería con niños es un tiempo de descubrimientos. Permíteles participar y explorar la naturaleza a su ritmo. Y recuerda que mancharse forma parte de la diversión.

Última modificación: enero 26, 2023 a las 4:05 pm

Pautas para diseñar tu jardín y disfrutarlo

Antes de ponerte a crear tu jardín es imprescindible que te hagas una serie de preguntas. Son cuestiones sencillas pero también muy importantes. Una vez las hayas respondido, tendrás las ideas mucho más claras y te resultará más fácil conseguir tu jardín ideal.

6 pautas para disfrutarlo

1.- ¿Qué uso le vas a dar?

No es lo mismo un jardín para dar rienda suelta a tu pasión por la jardinería, que querer un espacio para disfrutar con las amistades. En cada caso, el diseño será radicalmente diferente.
Si tu pasión son las plantas, ellas deberán ser las protagonistas. Si lo que quieres es hacer vida social, el espacio para plantas se verá reducido en favor del césped y de un mobiliario apropiado.

2.- ¿Qué tamaño real tiene?

Lo mismo que no nos ponemos a comprar muebles sin medir las habitaciones, tampoco debemos montar un jardín sin conocer sus proporciones.
Haz un boceto a escala y dibuja los macizos de flores, las macetas, los arbustos, el mobiliario y todo lo que quieras incluir. Así te asegurarás de que lo que quieres “meter” en tu jardín realmente cabe y queda bien.

3.- ¿Qué clima predomina donde vives?

La orientación de tu jardín, las horas de sol y sombra, el clima y el tipo de tierra van a ser determinantes a la hora de elegir las plantas. No es lo mismo un jardín con muchas horas de sol que otro muy sombrío o muy golpeado por el viento.
Averigua el tipo de tierra en el que vas a plantar (arcillosa, caliza, arenosa…), ya que determinará el tipo de plantas que mejor resistirán en tu jardín.

4.- ¿Qué plantas vas a elegir?

El uso, el tamaño y el clima del jardín serán determinantes a la hora de elegir las plantas, ya que todas las plantas no tienen las mismas necesidades.
Como norma básica, te recomendamos elegir unas cuantas plantas perennes que sirvan de base para tu jardín y combinarlas con otras plantas estacionales que te gusten y se adapten al entorno.

5.- No te olvides de la decoración

Un jardín no son sólo plantas y flores. La decoración de jardines también incluye el mobiliario, las macetas y la iluminación, ayudando así a crear ambientes mágicos gracias a los colores de día y al juego de luces en la noche.

 6.- Mide tus fuerzas

Sé realista y valora tu verdadero interés por la jardinería. Un jardín exige cuidados constantes. No te dejes llevar por el entusiasmo y, si no quieres tener que dedicarle mucho tiempo, apuesta por pocas plantas y de fácil mantenimiento, aunque sea menos vistoso. O el jardín se acabará convirtiendo en una molestia.

Pide consejo en tu vivero de jardinería para que puedan ayudarte a crear el espacio que realmente necesitas.

Última modificación: enero 25, 2023 a las 4:05 pm

9 cuidados básicos para plantas de interior

Los cuidados básicos para plantas de interior son diferentes a los de las plantas de exterior, ya que su entorno es muy distinto. A continuación te damos 9 consejos básicos para cuidar tus plantas de interior:

1. Elige plantas adecuadas para tu vivienda

Escoge las plantas que más te gusten sólo entre aquellas que tienen una buena supervivencia en ambientes de interior. En tu vivero de jardinería podrán informarte de qué plantas te convienen más en función de las características de tu vivienda.

2. Asegúrate de que tus plantas de interior reciben suficiente luz

Todas las plantas necesitan luz natural, aunque no en la misma cantidad. Si tu piso es oscuro, deberás elegir plantas de interior que soporten bien la falta de luz. Si tu piso es muy luminoso, cuidado: una exposición directa a los rayos de sol puede provocar que las hojas de tus plantas se quemen. Busca el punto intermedio.

3. Riega tus plantas de interior con moderación

Las plantas de interior, por regla general, van a necesitar menos agua que cuando se encuentran en el exterior. Acostúmbrate a no dejar la tierra encharcada: los agujeros de la base de las macetas tienen la importante misión de drenar el posible exceso de agua. Y si el recipiente de debajo de la maceta se llena de agua después de regar, no lo dejes así mucho tiempo: vacíalo.

4. Vigila la humedad ambiental

La calefacción en invierno y el aire acondicionado en verano secan el ambiente. La falta de humedad perjudica a las plantas de interior tanto como el exceso de riego. En épocas de especial sequedad puedes colocar todas tus plantas juntas para aumentar la humedad, pulverizar con agua para hidratar la planta a través de las hojas o, según la dimensión y tipo de planta, colocar un plato con guijarros y agua bajo la planta.

5. Ni temperaturas extremas ni cambios bruscos de temperatura

Si tus plantas de interior están perdiendo sus hojas sin un motivo aparente, puede que te estén avisando de que están sufriendo temperaturas inadecuadas o corrientes de aire.
Procura que tus plantas estén lejos de focos de calor (radiadores) o de frío (climatizadores) y tampoco las sometas a cambios bruscos de temperatura.

6. El tamaño de la maceta importa

Las raíces necesitan sitio para crecer; si están en un espacio demasiado pequeño seguirán creciendo hasta quedarse sin aire. Por ello, según las plantas van progresando, es imprescindible trasplantarlas a macetas de un tamaño adecuado, en los que las raíces tengan espacio suficiente.

7. Las plantas tienen sus gustos: elige el sustrato y el abono correctos

Cada planta tiene sus necesidades así que, una vez elegidas nuestras plantas de interior, deberemos informarnos acerca de qué sustrato (tierra) le conviene más. Igualmente, las necesidades de fertilizante van variando a lo largo del año.

8. Limpia regularmente tus plantas de interior

Las plantas de interior, especialmente las de hojas grandes, acumulan polvo, como cualquier otro objeto de nuestros hogares. Utiliza un paño húmedo para limpiarlo o pulveriza agua sobre las plantas. También es importante retirar las hojas y flores secas ya que las partes muertas de las plantas favorecen la aparición de hongos.

9. Chequea tus plantas a menudo

Chequea a menudo tus plantas de interior en busca de parásitos tan comunes como pulgones, cochinillas o arañas rojas. Podrás detectar los hongos porque provocan unas manchas oscuras en las hojas. Si no revisas tus plantas con asiduidad puedes encontrarte con un problema sin solución.

Las plantas ayudan a mejorar nuestra calidad de vida. No te desanimes si tu vivienda no tiene balcón o tiene poca luz; seguro que existe una planta de interior para vestir tu hogar y con los cuidados básicos para plantas de interior las mantienes sanas. Consulta en tu vivero de confianza.

Última modificación: enero 30, 2023 a las 10:50 am